UPTA Andalucía apoya las reivindicaciones de los ingenieros técnicos en informática


LOGO UPTA ANDALUCIA

En un periodo de crisis económica como el que estamos viviendo actualmente, y se aventura prolongado, nos extraña que se den situaciones como la acontecida la semana pasada en la Comisión de Economía y Competitividad del Congreso de los Diputados en el debate de la Proposición No de Ley de Atribuciones de los Ingenieros e Ingenieros Técnicos en Informática; donde fue rechazada por el Partido Popular esgrimiendo que su partido presentará una iniciativa para equiparar el nivel académico de la informática al resto de titulaciones.

Verdaderamente, no tenemos tiempo para postergar decisiones que afectan a un colectivo suficientemente preparado, integrado por numerosos jóvenes, ansiosos por desarrollar su profesión y proyectarse un porvenir. Creemos que no es el momento de diatribas y postulados políticos ambiguos y no resolutivos. Es el momento de apostar, de creer en los jóvenes, en los profesionales, en personas dispuestas a luchar por un futuro mejor para toda la sociedad.

Si en los discursos y programas políticos se destaca el papel primordial de las llamadas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), el largo recorrido de los estudios de informática en España y la revolución que, de la mano de la informática y las telecomunicaciones está teniendo a nivel mundial bajo el paraguas de la llamada “Economía Digital” ¿porqué no dar el papel que les corresponde a los Ingenieros e Ingenieros Técnicos Informáticos?

Desde UPTA Andalucía apoyamos a este colectivo de profesionales y su Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía en sus principales reivindicaciones como:

  • Incluir la ingeniería en informática y la ingeniería técnica en informática en el ANEXO VIII del R.D. 1837/2008 al objeto de reconocer las cualificaciones profesionales de estos profesionales.
  • Estudiar cuantas disposiciones se estimen oportunas al objeto de incorporar la ingeniería técnica en informática al marco común de las profesiones técnicas, definiendo sus atribuciones y ámbito competencial.

Link a la noticia original