Web oficial del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía

CPITIA y Educación abordan la problemática de los profesores de informática

Índice

CPITIA y Educación abordan la problemática de los profesores de informática

CPITIA y la Consejería de Educación han mantenido hoy una reunión de trabajo para abordar la problemática de los profesores de informática en secundaria y bachillerato.

El pasado 7 de Septiembre el Decano del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía (CPITIA) se dirigió por escrito a Dña. Patricia del Pozo Fernández, Consejera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional, a cuenta de la prelación de profesores de tecnología frente a los profesores de informática. La postura trasladada fue la siguiente:


Estimada Señora:

Me dirijo a usted con gran preocupación tras conocer a través de prensa la pretensión de priorizar a los profesores de tecnología frente a los de informática para impartir materias directamente relacionadas con la informática en el Bachillerato andaluz. Estas materias serían:

  • Computación y robótica
  • Creación Digital y Pensamiento Computacional
  • Tecnología de la Información y de la Comunicación I y II

Me permito recordarle que, POR LEY, la enseñanza de la informática es un acto propio de la profesión de ingeniero técnico en informática en virtud de la Ley 12/1986, de 1 de abril, sobre regulación de las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros técnicos, concretamente del Artículo 2, epígrafe d):

1. Corresponden a los Ingenieros técnicos, dentro de su respectiva especialidad, las siguientes atribuciones profesionales:

[…]

d) El ejercicio de la docencia en sus diversos grados en los casos y términos previstos en la normativa correspondiente y, en particular, conforme a lo dispuesto en la Ley Orgánica 11/1983, de 25 de agosto, de Reforma Universitaria.

Así mismo, me permito recordarle que, POR LEY, es obligatoria la pertenencia al Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía para realizar actos propios de la profesión en Andalucía, en virtud del Art. 4 de la Ley 12/2005, de 31 de mayo, de creación del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía, en su artículo 4 establece:

“Artículo 4. Obligatoriedad de la colegiación.

Para el ejercicio de la profesión de Ingeniero Técnico en Informática en Andalucía, será requisito indispensable la incorporación al Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía, sin perjuicio del respeto al principio de colegiación única establecido en la normativa básica estatal en materia de colegios profesionales, así como de lo dispuesto en el artículo 4 de la Ley 10/2003, de 6 de noviembre, reguladora de los Colegios Profesionales de Andalucía, y de la aplicación de la normativa de la Unión Europea.”

Dicha obligatoriedad ha sido reforzada por la Orden de 8 de febrero de 2023, por la que se aprueba la modificación de los estatutos del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía y se dispone su inscripción en el Registro de Colegios Profesionales de Andalucía. La modificación estatutaria validada por la Consejería ha consistido en:

«Disposición transitoria única.

De acuerdo con la disposición transitoria cuarta de la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio (Ley Omnibus), perdurará la obligatoriedad de la colegiación establecida en el artículo 4 de la Ley Ley 12/2005, de 31 de mayo, de creación del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática, hasta que se produzca la aprobación y entrada en vigor de la ley estatal que determine las profesiones para cuyo ejercicio es obligatoria la colegiación.»

Con ello queda de sobra acreditado que la Administración Andaluza es perfecta conocedora de que existe obligatoriedad de colegiación para el ejercicio de la profesión de ingeniero técnico en informática en territorio andaluz.

Esta restricción de acceso a la actividad profesional emana del artículo 18.4 de la Constitución Española:

La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.”

En base a ello, a través de la Ley 12/2005, de 31 de mayo, de creación del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía, en su preámbulo, el legislador andaluz fue claro al respecto:

“La importancia creciente de la informática en prácticamente todos los sectores de la sociedad, su desarrollo científico y la evolución de la tecnología en el último cuarto del siglo XX, ha originado el que la sociedad española, y en concreto la andaluza, cuente en la actualidad con numerosos profesionales en este campo con titulación académica suficiente para el ejercicio profesional -actualmente se imparten enseñanzas de Ingeniero Técnico en Informática de Gestión y de Ingeniero Técnico en Informática de Sistemas por todas las Universidades de Andalucía-, habiéndose puesto de manifiesto por los mismos la necesidad de contar con una organización colegial en Andalucía que, por un lado, sirva de protección a los intereses generales de la sociedad y, por otro, sirva a los propios intereses profesionales mediante la asistencia y protección de sus miembros. La protección frente a abusos informáticos, el intrusismo profesional y la influencia que la nueva técnica puede ejercer en detrimento de la privacidad del ciudadano hacen indispensable la ordenación de la profesión y su control deontológico, constituyendo las razones de interés público que avalan la creación del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía.”

Así, el legislador estimó como medio más efectivo para cumplir el mandato constitucional el control colegial, y la adscripción de los profesionales al Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía, con el mandato de que éste impida los abusos informáticos, el intrusismo profesional y vele por la preservación de los datos personales de los ciudadanos andaluces.

Me permito indicarle también que las materias en las que se ha dado preferencia a los profesores de tecnología constituyen competencias de la titulación de Grado en Ingeniería Informática, la cual da acceso a la profesión de ingeniero técnico en informática. Así, la Resolución de 8 de junio de 2009, de la Secretaría General de Universidades, por la que se da publicidad al Acuerdo del Consejo de Universidades, por el que se establecen recomendaciones para la propuesta por las universidades de memorias de solicitud de títulos oficiales en los ámbitos de la Ingeniería Informática, Ingeniería Técnica Informática e Ingeniería Química, ANEXO II, Apartado 3 establece el marco competencial general:

“Competencias que los estudiantes deben adquirir:

  1. “Capacidad para proyectar, calcular y diseñar productos, procesos e instalaciones en todos los ámbitos de la ingeniería informática.
  2. Capacidad para la dirección de obras e instalaciones de sistemas informáticos, cumpliendo la normativa vigente y asegurando la calidad del servicio.
  3. Capacidad para dirigir, planificar y supervisar equipos multidisciplinares.
  4. Capacidad para el modelado matemático, cálculo y simulación en centros tecnológicos y de ingeniería de empresa, particularmente en tareas de investigación, desarrollo e innovación en todos los ámbitos relacionados con la Ingeniería en Informática.
  5. Capacidad para la elaboración, planificación estratégica, dirección, coordinación y gestión técnica y económica de proyectos en todos los ámbitos de la Ingeniería en Informática siguiendo criterios de calidad y medioambientales.
  6. Capacidad para la dirección general, dirección técnica y dirección de proyectos de investigación, desarrollo e innovación, en empresas y centros tecnológicos, en el ámbito de la Ingeniería Informática.
  7. Capacidad para la puesta en marcha, dirección y gestión de procesos de fabricación de equipos informáticos, con garantía de la seguridad para las personas y bienes, la calidad final de los productos y su homologación.
  8. Capacidad para la aplicación de los conocimientos adquiridos y de resolver problemas en entornos nuevos o poco conocidos dentro de contextos más amplios y mulitidisciplinares, siendo capaces de integrar estos conocimientos.
  9. Capacidad para comprender y aplicar la responsabilidad ética, la legislación y la deontología profesional de la actividad de la profesión de Ingeniero en Informática.
  10. Capacidad para aplicar los principios de la economía y de la gestión de recursos humanos y proyectos, así como la legislación, regulación y normalización de la informática.”

En el apartado 5, se indican el resto de competencias. Así, son competencias de dirección y gestión:

  1. “Capacidad para la integración de tecnologías, aplicaciones, servicios y sistemas propios de la Ingeniería Informática, con carácter generalista, y en contextos más amplios y multidisciplinares.
  2. Capacidad para la planificación estratégica, elaboración, dirección, coordinación, y gestión técnica y económica en los ámbitos de la ingeniería informática relacionados, entre otros, con: sistemas, aplicaciones, servicios, redes, infraestructuras o instalaciones informáticas y centros o factorías de desarrollo de software, respetando el adecuado cumplimiento de los criterios de calidad y medioambientales y en entornos de trabajo multidisciplinares.
  3. Capacidad para la dirección de proyectos de investigación, desarrollo e innovación, en empresas y centros tecnológicos, con garantía de la seguridad para las personas y bienes, la calidad final de los productos y su homologación.”

Adicionalmente, figuran como competencias en Tecnologías Informáticas:

  1. “Capacidad para modelar, diseñar, definir la arquitectura, implantar, gestionar, operar, administrar y mantener aplicaciones, redes, sistemas, servicios y contenidos informáticos.
  2. Capacidad de comprender y saber aplicar el funcionamiento y organización de Internet, las tecnologías y protocolos de redes de nueva generación, los modelos de componentes, software intermediario y servicios.
  3. Capacidad para asegurar, gestionar, auditar y certificar la calidad de los desarrollos, procesos, sistemas, servicios, aplicaciones y productos informáticos.
  4. Capacidad para diseñar, desarrollar, gestionar y evaluar mecanismos de certificación y garantía de seguridad en el tratamiento y acceso a la información en un sistema de procesamiento local o distribuido.
  5. Capacidad para analizar las necesidades de información que se plantean en un entorno y llevar a cabo en todas sus etapas el proceso de construcción de un sistema de información.
  6. Capacidad para diseñar y evaluar sistemas operativos y servidores, y aplicaciones y sistemas basados en computación distribuida.
  7. Capacidad para comprender y poder aplicar conocimientos avanzados de computación de altas prestaciones y métodos numéricos o computacionales a problemas de ingeniería.
  8. Capacidad de diseñar y desarrollar sistemas, aplicaciones y servicios informáticos en sistemas empotrados y ubicuos.
  9. Capacidad para aplicar métodos matemáticos, estadísticos y de inteligencia artificial para modelar, diseñar y desarrollar aplicaciones, servicios, sistemas inteligentes y sistemas basados en el conocimiento.
  10. Capacidad para utilizar y desarrollar metodologías, métodos, técnicas, programas de uso específico, normas y estándares de computación gráfica.
  11. Capacidad para conceptualizar, diseñar, desarrollar y evaluar la interacción persona-ordenador de productos, sistemas, aplicaciones y servicios informáticos.
  12. Capacidad para la creación y explotación de entornos virtuales, y para la creación, gestión y distribución de contenidos multimedia.”

Por tanto, resulta palmario que las materias referidas están comprendidas de forma directa y palmaria en las competencias de los profesionales de la ingeniería técnica informática. Por contraste, los profesores de “Tecnología” carecen de competencias por no ser “Tecnología” una profesión regulada, al contrario que ingeniería técnica informática, profesión regulada en virtud del requisito por ley de colegiación para su ejercicio, entre otras leyes.

Pese a regir el principio de libertad con idoneidad, dicho principio no establece “barra libre” a la Administración, ni discrecionalidad absoluta, sino que, dados un grupo de profesiones o profesionales idóneos para la función a realizar, la Administración es libre para su contratación, de forma justificada.

Por último incidir en la total falta de justificación en la prelación de los profesores de tecnología frente a los de informática en materias englobadas de forma directa y palmaria en el ámbito de su ejercicio profesional.

Concluyo la presente misiva recordándole que el respeto a las leyes y a la legalidad vigente es la base de nuestra Democracia y de cualquier Estado de Derecho, reservándonos el derecho a ejercitar las acciones necesarias para asegurar la observancia de la normativa legal vigente, esto es, que las materias de informática sean impartidas por los profesores de informática, debiendo éstos, en contrapartida, cumplir su deber legal de colegiación y sujeción a control deontológico y profesional.

En la reunión de trabajo mantenida el 10 de Enero de 2024 entre CPITIA y la Consejera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional se ha expuesto la dramática falta de docentes ingenieros técnicos en informática, trasladando que muchos puestos quedan desiertos y que las bolsas de trabajo están vacías. Ante la imposibilidad de contar con profesionales de ingeniería técnica en informática para asumir la docencia de las clases de informática en muchos ámbitos geográficos andaluces, la consejería expone que se ven obligados a contar con titulados de otras áreas para garantizar una docencia mínima, si bien la situación no es la deseable.

Desde la Consejería de Desarrollo Educativo son conscientes de el alto grado de demanda que tienen los profesionales de ingeniería técnica informática y de que los sueldos de los profesores de informática están siendo inferiores a los de otros actos propios de la profesión de ingeniero técnico en informática, tales como consultores y analistas, directores de proyectos o peritos informáticos.

Desde CPITIA se conoce esta carestía de profesionales, pese a ser la ingeniería técnica más numerosa, con más de 140.000 egresados de ingeniería técnica informática en toda España, en una relación de 3 a 2 frente a ingenieros técnicos industriales y de 3 a 1 frente a ingenieros técnicos de telecomunicación. Así mismo, de las escuelas de informática andaluzas salen al mercado laboral entorno a 400 nuevos egresados al año.

Pese a ello, se trata de profesionales muy demandados por sus elevados conocimientos en múltiples ámbitos dentro de las llamadas tecnologías de la información, pudiendo ejercer tanto de profesores de informática como asumiendo la dirección de proyectos, dirección de obra, consultoría, informes o peritaciones informáticas en múltiples ámbitos y circunstancias.

CPITIA muestra su comprensión al objeto de garantizar el derecho fundamental a la educación de los andaluces, pero si realmente se quiere que esa educación sea de calidad y repercuta en aumentar la cifra de profesionales se requerirá de una política integral de mejora en diversas áreas:

  • Aumentar el sueldo de los profesores de informática, claramente poco competitivos frente al sector privado
  • Comunicar adecuadamente a los futuros profesores de informática las bondades del puesto laboral frente a otros del sector privado
  • Una apuesta decidida y clara por generar nuevas vocaciones en la profesión de ingeniero técnico en informática, para que aumente aún más la cifra de alumnos de esta disciplina en las universidades.
  • Aumentar todavía más la capacidad de las escuelas de informática andaluzas que impartan el Grado en Ingeniería Informática, conducente al ejercicio de la profesión

«Desde CPITIA hemos mostrado nuestra comprensión a la Consejería por la grave carestía de profesores de informática, pero incidiendo en que ello repercute en una baja calidad de las enseñanzas de informática en secundaria y bachillerato, en menos vocaciones hacia el Grado de Ingeniería Informática y, por tanto, en aún mayor escasez de unos profesionales muy demandados en montones de áreas» – señala Pedro De La Torre, Decano del CPITIA

«La Consejera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional es perfectamente consciente del problema y su repercusión, emplazándonos a futuras reuniones para juntos, Administración y profesionales de la ingeniería técnica informática, coordinar políticas que incidan en una mejora de esta situación a medio y largo plazo» – indica De La Torre

«Para solventar la carestía de profesores de informática, desde CPITIA animamos a los egresados de Diplomatura en Informática, Ingeniería Técnica en Informática de Gestión y Sistemas y Grado en Ingeniería Informática a que se colegien lo antes posible y poder articular una oferta profesional de calidad en el menor espacio de tiempo posible» – comenta De La Torre

«Cabe recordar que es CPITIA la entidad de derecho público quien asume POR LEY la representación legal exclusiva de los ingenieros técnicos en informática andaluces, siendo obligatoria la colegiación para el ejercicio de actos propios de la profesión, incluida la docencia. Sólo desde el cumplimiento de la ley por parte de Administración y profesores de informática podrá garantizarse el derecho a la educación informática de calidad en Andalucía» – concluye De La Torre.