Web oficial del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía

TSJA requiere los currículums de todo el personal en una licitación informática

Índice

TSJA requiere los currículums de todo el personal en una licitación informática

El TSJA ha requerido los currículums de todo el personal que interviene en la licitación con nº de referencia 2023-0001183081, publicada el 30/01/2023, denominada “SERVICIO ESPECIALIZADO DE SOPORTE A LOS SISTEMAS DE INFORMACIÓN DE LA CONSEJERÍA DE DESARROLLO EDUCATIVO Y FORMACIÓN PROFESIONAL”, cuya empresa licitadora es SOPRA STERIA ESPAÑA SAU

El Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos en Informática de Andalucía (CPITIA) interpuso recurso contra los pliegos técnicos y condiciones particulares de la mencionada licitación ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Andalucía, por considerar que se impedía el acceso de los profesionales de ingeniería técnica informática a los puestos de Gestor de Servicios y Arquitecto de Sistemas, admitiendo en su lugar a titulados con manifiesta falta de idoneidad por carecer de las debidas competencias profesionales, como por ejemplo licenciados en Historia.

El recurso fue desestimado por el TARCJA alegando que únicamente se pretendía exclusividad y que se trataba de trabajos multidisciplinares que no requerían especial cualificación. Así mismo argumentaban que no se excluía a los Ingenieros Técnicos en Informática dado que éstos podían ocupar puestos de meros programadores de software.

Frente a esta decisión, CPITIA interpuso recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en Abril de 2023, el cual se ha ido sustanciando hasta admitir el TSJA la petición de prueba realizada por los letrados del CPITIA, consistente en los currículums de todo el personal implicado en la licitación al objeto de comprobar qué titulaciones posee cada uno de los implicados y si cumplen o no el requisito legal de colegiación

CPITIA se ha propuesto acreditar que la Junta de Andalucía no está cumpliendo ni haciendo cumplir la normativa vigente en materia de licitaciones informáticas, ni las relativas a la exigencia de titulación y colegiación para la dirección de proyectos informáticos ni para la realización de informes y consultoría técnica informática. Tampoco lo relativo a las exigencia de personal cualificado que establece el Esquema Nacional de Seguridad, medidas básicas en materia de protección de datos informáticos o prevención de abusos informáticos, con el agravante de que se trata de servicios públicos digitales que condicionan el ejercicio efectivo de los derechos de la ciudadanía andaluza.

Con la práctica de la prueba admitida por el TSJA se va a poner de manifiesto que las personas que realizan funciones de Dirección de Proyectos y Arquitectura de Sistemas Informáticos carecen por completo de cualificación para ello, que no están colegiadas y que la Junta de Andalucía no comprueba ninguno de estos requisitos ni antes, ni durante, ni después de trabajos fundamentales para los servicios públicos digitales.

Esta circunstancia no sólo es endémica en todas las licitaciones informáticas de la Junta de Andalucía, sino que la práctica totalidad del personal de la propia Agencia Digital de Andalucía incumple, cuando menos, el requisito legal de colegiación obligatoria para llevar a cabo sus funciones, a sabiendas de dicho incumplimiento. Así mismo existen muy fundadas sospechas de que un elevado número no cumplen el requisito de titulación necesaria para el puesto que ocupan.

Si efectivamente se demuestra que la totalidad del personal encargado de los servicios públicos digitales dependientes de la Junta de Andalucía incumple los requisitos legales de capacitación técnica, puede ser acreedora de responsabilidad patrimonial ante fallos informáticos derivados de servicios digitales realizados y/o gestionados por personal sin cualificación. Quedaría acreditada también la completa falta de diligencia debida por parte de la Administración Andaluza, que no comprueba en ningún momento la capacitación técnica del personal a cargo de los sistemas públicos digitales, ni su sujeción a control deontológico o profesional de ninguna clase, pese a afectar esta actividad a los derechos fundamentales de los ciudadanos andaluces, por Ley.

Así mismo, en caso de que queden demostrados estos extremos, la Junta de Andalucía podría tener que hacer frente a la devolución del 85% de la licitación recurrida, procedente de Fondos Europeos, y a tener que dar las pertinentes explicaciones ante Bruselas.

«Desde CPITIA valoramos muy positivamente el requerimiento del TSJA para que la Junta acredite la capacitación técnica de todo el personal involucrado en esta licitación. No sólo se va a poner de manifiesto que absolutamente nadie cumple el requisito legal de colegiación obligatoria, sino que a buen seguro aparecerá personal con titulaciones bastante pintorescas en esta ámbito, como historiadores o biólogos» – comenta Pedro De La Torre, Decano del CPITIA.

«También se va a poner de manifiesto la completa negligencia por parte de la Administración Andaluza, que no comprueba que los licitadores de contratos del ámbito informático y digital cumplan los más mínimos estándares de calidad exigibles legalmente, lo que deriva en unas infraestructuras informáticas de muy discutible calidad tanto funcional como de seguridad en la custodia de los datos sensibles de la ciudadanía» – señala De La Torre

«Conminamos a la Junta de Andalucía a que se tome en serio la importancia de la ingeniería informática y a que cumpla y haga cumplir la normativa vigente en este ámbito de una vez por todas. No es de recibo que, siendo obligatoria por ley la colegiación en Andalucía para el ejercicio de la informática únicamente cumplan la ley escasas 100 personas en todo el territorio andaluz, siendo los principales incumplidores la propia Administración Pública y las grandes empresas que operan en Andalucía, obteniendo cuantioso dinero público» – concluye De La Torre.